Huellas imborrables -y otras para borrar- que ha dejado el vino en el séptimo arte

El cine se ha asomado al mundo del vino de muy diversas maneras y ha encontrado un importante caldo de cultivo para la fabricación de historias. Algunas de las películas más populares que se han forjado en torno a la enología, aún hoy perduran en nuestra memoria. Y es que la cultura vinícola tiene valores propios, tan representados y valorados por el séptimo arte como son el arraigo a la tierra, la lucha de clases, el amor, el placer, la amistad…

Por eso, muchos directores de cine se han unido al lema ‘De un buen vino hacemos una buena película’, aunque luego el resultado haya sido muy distinto. El que tengo más presente y primero que se me viene a la cabeza es el clásico de John Ford de 1940 ‘Las uvas de la ira’. Este magnífico clásico del cine refleja en el rostro de Henry Fonda las penurias que sufrieron  miles de agricultores durante la depresión agrícola de los años 30 en Estados Unidos.

Esta película se basa en la novela del mismo nombre escrita por John Steinbeck, que recibió el Premio Pullitzer, y muestra la rebelión de unos jornaleros, que pasan hambre y que pierden todo menos la dignidad.

Fragmentos de la novela como éste, son temas de actualidad incluso hoy.

«Y los grandes propietarios, los que deben ser desposeídos de su tierra por un cataclismo, los grandes propietarios con acceso a la historia, con ojos para leer la historia y conocer el gran hecho: cuando la propiedad se acumula en unas pocas manos, acaba por serles arrebatada. Y el hecho que siempre acompaña: cuando hay una mayoría que tiene hambre y frío, tomará por la fuerza lo que necesita. Y el pequeño hecho evidente que se repite a lo largo de la historia: el único resultado de la represión es el fortalecimiento y la unión de los reprimidos», (John Steinbeck – Las uvas de la ira).

Este film, considerado uno de los 50 mejores de la historia del cine, sería nuestro Gran Reserva, porque el paso de los años no le ha hecho perder ni un ápice de interés.

Cartel de la película Entre Copas

Cartel de Entre Copas

Más contemporánea es la película ‘Entre Copas’, que obtuvo buenas críticas (además de un Oscar al Mejor Guión Adaptado en 2004) que trata sobre conflictos sentimentales y relaciones de amistad, con el vino como telón de fondo. Muy bien ambientada e interpretada, ‘Entre Copas’ es una película menor (sin grandes aspavientos), pero que logra calar en el corazón. El recuerdo que deja es como el de un Reserva, porque ha conservado su calidad y perdura intacto en el paladar, pese a que ha pasado casi una década desde su estreno.

La película que calificamos como ‘crianza’, porque resulta fácil de consumir y agradable al paladar es ‘A good Year’. Este film, dirigido por Ridley Scott está protagonizado por Russell Crowe y Marion Cottillard. La película transcurre entre viñedos franceses y, desde que empieza hasta que el fin, es un culto al ‘savoire faire’, que dirían los franceses. Una película fácil de digerir, amable, divertida, con las dosis justas de humor y romanticismo sin llegar a empalagar (aunque sea un final más que predecible). Perfecta para una tarde de domingo, sofá y tener con quien compartir una copa de vino.

Hay que remontarse a 1995 para traer hasta esta recopilación aleatoria (y sin  criterio científico alguno) la siguiente película. ‘Un paseo por las nubes’ del director Alfonso Arau se presentó en el Festival de Cine de San Sebastián como una de las películas estrella que inauguró el certamen. Entonces Keanu Reeves y Aitana Sánchez Gijón estaban en la cresta de la ola y ambos formaban una pareja de película. Sin embargo, su maridaje en esta película no obtuvo buenas críticas de la crítica, ni del público. Su principal interés, ensalzar la cultura del vino como una filosofía y actitud ante la vida. Por lo demás, sin pena ni gloria, por eso, la dejamos en la categoría de esos vinos jóvenes que pruebas y recuerdas en el momento, pero que con el paso del tiempo olvidas fácilmente.

Y hasta aquí, este repaso por la cinematografía que se ha fijado en el mundo del vino para el rodaje de historias bien distintas, pero con un denominador común. No son ni las mejores, ni las peores, ni las primeras, ni las últimas…. son simplemente, algunos de los títulos que rezuman aroma de vino.

Anuncios

La European Wine Bloggers Conference viaja a La Rioja

A principios de semana leíamos en Lugar del Vino que La Rioja, principal productora del vino en España, será sede de la próxima ‘European Wine Bloggers Conference’. No cabe duda de que la Comunidad referente de la producción vitivinícola del país, está haciendo una apuesta importante por difundir la  cultura del vino a través de los nuevos canales de comunicación vía online. Y prueba de ello es la celebración de este acontecimiento de relevancia internacional que cinco años después repetirá escenario. (En 2008, La Rioja ya acogió este evento)

Bloggers y amantes del vino estamos de enhorabuena, ya que el encuentro representa una buena oportunidad para reunir a periodistas y líderes de opinión del mundo del vino con presencia activa en redes sociales.  El congreso anual del colectivo contará con el patrocinio del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada de La Rioja y tendrá lugar del 25 al 27 de octubre de este año. Una de las prioridades del C.R. de La Rioja en los últimos años, precisamente, ha sido potenciar su presencia activa en las redes sociales, tanto a nivel nacional como internacional.

Bodega del arquitecto Guerin

Bodega del arquitecto Gehry

Los temas de debate del congreso se centrarán principalmente sobre las oportunidades de la comunicación del negocio del vino mediante los Social Media. El lema elegido para el congreso es: ‘sabor del vino, sabor de la comunicación’ y durante tres días se desarrollarán múltiples ponencias que estarán relacionadas con la variedad de estilos de vino y sabores que ofrecen los vinos de Rioja.

Por su parte, el Consejo Regulador tiene previsto presentar la estrategia de presencia en redes sociales que ha incluido en todas las campañas de promoción que lleva a cabo en siete países (España, Estados Unidos, México, China, Reino Unido, Alemania y Suiza).

La cita está promovida por Catavino.net, de la que es responsable Ryan Opaz, uno de los blogueros pioneros del vino y cofundador de la asociación. Es un evento ya consolidado, al que se prevé que asistan alrededor de 300 congresistas de 40 países.

Entre los especialistas, habrá periodistas y líderes de opinión, así como detallistas, importadores y bodegueros…. Todos ellos son activos comunicadores en redes sociales, generadores de opinión mediante blogs, perfiles en Twitter y Facebook, etc., y por tanto con capacidad de influencia en los consumidores de vino.

Entre los asistentes estarán Julia Harding, editora para Jancis Robinson, Tim Hanni, educador de vino y chef, así como Doug Frost, sumiller, escritor y educador. Además de seminarios y ponencias, el programa de congreso también incluirá workshops por grupos, sesiones técnicas de desarrollo de tecnología y visitas a bodegas y lugares de interés turístico de la región.

El verdejo que ‘rueda’ por el mundo

A estas alturas ya os habréis dado cuenta que somos fan de los vinos que nos gustan, no sólo por su color o su aroma, sino porque tienen detrás una historia  digna de ser contada…. Esta vez, la que nos ha sorprendido es la historia viajera del vino  ‘Cuatro Rayas’ de Rueda. Esta bodega de Valladolid está llevando a cabo una iniciativa que ya se conocía en otros ámbitos pero que, hasta ahora, nadie la había puesto en práctica en el exclusivo mundo vinícola. Con el lema ‘El Verdejo de Rueda en el mundo’  animan a personas que se encuentran en distintas ciudades a subir fotos de su vino viajero.

Y así nos encontramos fotos tan curiosas como la de este policía de Nueva York sujetando sonriente una botella del vino made in en Valladolid. La iniciativa está encontrando cada vez más seguidores, que se atreven a enviar las imágenes del vino captadas en lugares representativos de cada continente. Así, podemos ver fotos de sitios tan dispares como París, Brasil, California o, algunos más cercanos como San Sebastián.

Botella de vino Cuatro Rayas en el Peine de los Vientos de San Sebastián

Botella de vino Cuatro Rayas en el Peine de los Vientos de San Sebastián

Una botella de vino Cuatro Rayas en BrasilUna botella de vino Cuatro Rayas en Brasil

Botella de vino Cuatro Rayas en París

Botella de vino Cuatro Rayas en París

Las fotos de los que se animan a llevarse una botella en la maleta junto a su cámara de fotos son realmente curiosas…. (algunos prefirieron tomarse el vino antes de hacer la foto, como el visitante de San Francisco).

Lo cierto es que esta rompedora campaña está logrando que la bodega vallisoletana obtenga numerosos seguidores en las redes sociales, donde llevan a cabo diferentes iniciativas. (Sólo en Facebook han conseguido alcanzar más de 12.000 seguidores).

Nosotros no les perderemos de vista, porque nos parece que cumple a la perfección con un doble objetivo, que es promocionar su marca y, lo que es más importante, llevar la pasión vinícola de nuestro país por todo el mundo.

Las gallinas son divertidas y las focas aplauden ¿cómo se llama el vino?

Quizás algunos os sentiréis defraudados al leer este post y pido disculpas de antemano si os he engañado. Pero espero que, después de leerlo, lo  entendáis. Ayer anuncié en mi facebook que hoy hablaría de un vino De Puta madre (Y perdón por la expresión, pero es que es su nombre). Sin embargo, como podéis ver por el título, el tema de hoy trata sobre Gallinas y Focas, nada que ver con lo anunciado. Posponer la fecha ha sido una decisión meramente coyuntural, dado que el próximo domingo es el Día de la Madre. No obstante, os emplazo igualmente a que no os lo perdáis, porque promete.

Pensando en la expectación que había creado (y para no defraudar) debía encontrar algo de lo que hablar, igual o más interesante si cabe. Y, ¡bingo! ha aparecido el blog de Las Hileras, un espacio dedicado a la publicidad en el vino, que ha sido una  fuente de inspiración, casi tanto como lo suele ser ‘Ideas para tener ideas’ de Artirekia.

Gallinas & Focas es un vino con un alto contenido humano, fruto de la colaboración con miembros de amadip.esment y 4kilos Vinícola. Los primeros son un colectivo de personas con discapacidad intelectual y sus familias, que colaboran para que los discapacitados tengan las mismas oportunidades que el resto; los segundos son una bodega mallorquina dedicada a elaborar vinos que reflejen la fuerza de la uva y sus matices, pero con un enfoque y presentación diferentes.

El resultado de un brainstrorming (tormenta de ideas) realizado con componentes de la ONG y la empresa vinícola dio lugar a este original nombre de vino: Gallinas y Focas. En el vídeo se puede ver un extracto de esta experiencia tan humana. La respuesta de los participantes al por qué del  nombre es contundente: LAS GALLINAS SON DIVERTIDAS Y LAS FOCAS APLAUDEN

Y no quedó todo ahí. Se pidió a los miembros de amadip.esmen que realizaran dibujos, que posteriormente sirvieron para ilustrar la etiqueta del vino y que participaran  activamente en todo el proceso de creación del vino, siendo los principales protagonistas del proyecto. Una iniciativa que une conceptos necesarios como empresa y solidaridad.

Aquí os dejo la ficha técnica de este vino. No lo hemos probado aún, pero prometemos hacerlo…

Nombre del vino y cosecha
Gallinas y Focas 2010

Tipo de uva
70% Manto negro
30% Syrah

Graduación
14% vol.

Zona o denominación de origen
Vino de la tierra de Mallorca

Tiempo de crianza
15 meses

Tipos de barrica
Barricas nuevas de roble francés Allier.
Tostado medio y medio plus de 500 litros.

Viticultura

Viticultura racional y mínima intervención. Cobertura vegetal autóctona para potenciar la microbiología del suelo y en otoño la competencia hídrica.

Vinificación
Selección manual de la uva. El 80% se realizó en depósitos de acero inoxidable y 20% en barricas de 225 y 500 l. Temperatura de fermentación y maceración.
En la fermentación sin llegar a los 20ºC de temperatura. Maceró durante 20-25 días.

Maloláctica
En barrica de 500 litros.

Climatología del año
Lluvia media anual de 459 l/m2. Invierno con una media de 10ºC, verano suave y sin lluvias que produjo una maduración lenta de la uva.

Etiqueta
Dibujos de miembros de amadip.esment.

Nº total botellas
9.500 (0,75 l.)
300 (Mágnum 1,5l.)

Salida al mercado
Septiembre 2012

Un vino escandaloso

Para bien o para mal estamos acostumbrados a escuchar todo tipo de escándalos. El que más pasiones sigue levantando, sin duda, es el que canta Rafael… ¡Quién no conserva imborrable la imagen de esa cena de empresa en la que su jefe, micrófono en mano, interpreta la canción para espanto de todos los presentes! -“Si hubiera grabado aquel momento, me habría vengado el mismo día que me llamó a su despacho para decirme que la empresa prescindía de mis servicios”. Pero éste es otro tema.

Pensando en más escándalos, me vienen a la mente otros de altos vuelos. Echando la vista atrás hasta el siglo pasado recordamos, por ejemplo, el ‘Watergate’, que sacudió la Casablanca y obligó incluso a dimitir a todo un presidente, Richard Nixon.

Pero no hace falta irse tan lejos en el tiempo, ni en el espacio; en la actualidad, los tenemos casi a diario y al alcance de la mano con sólo encender el televisor. Hay donde elegir y son de lo más variopinto. Los relacionados con la Casa Real, con la clase política, con las entidades bancarias, sin olvidar los que tienen que ver con asuntos del corazón. Aunque, éste sí que es otro cantar y un berenjenal en el que no vamos a meter la nariz. Donde sí que vamos a meter la nariz es en nuestra Encata2 de hoy, que es lo que verdaderamente centra este post, y que, versa sobre un vino que, por su propio nombre, ya es un ‘Scándalo’.

Cualquier vino que nos sacuda el paladar, ya lo podemos calificar como escandaloso… Si además, procede del Mediterráneo, es aún más escandaloso (y no va con mala intención), porque este territorio no está tan considerado en la producción vitivinícola. Por último, lo realmente escandaloso es su uva, la Monastrell típica del Levante español… Aquí adelantamos un esbozo.

Para tratar de describirlo nos serviremos de los sentidos de la vida  (un blog que nos inspira y tenemos de cabecera)

-A simple vista, Scandalo es un vino que llama la atención por su vivo color, y al primer sorbo se presenta con una amabilidad tal, que enseguida nos damos cuenta de que terminaremos la botella sin remedio.

-En la nariz, Scandalo demuestra todo su potencial y descubre aromas a moras y otros olores frutales, que nos trasladan a un paisaje boscoso.

-Al gusto, Scandalo destaca por su frescura y notas balsámicas, lo que hacen que, a su paso por la boca, sea un placentero reencuentro con la monastrell. Un buen amigo dice de esta uva que es “cálida, sedosa y elegante”. Y yo, desde luego, no sabría definirlo mejor con otras palabras.

frambuesas

Y después de degustar este magnífico vino, se nos abrió un voraz apetito y, sin apenas percatarnos, disfrutábamos de un delicioso plato de huevos con habitas y jamón. ¿Qué más se puede pedir?

De enoturismo a la Ribera del Duero, Geografía en la EGB y la señorita Feli

Todos sabemos a la hora de pedir un vino qué es un Ribera del Duero.  Cuántas veces nos hemos acercado donde el camarero y le hemos dicho: “Un Ribera, por favor”. Casi siempre, por la inercia del Made in, que para nosotros, es la garantía de calidad que avala pertenecer a esta Denominación de Origen. Pero pensándolo bien, ¿cuántos sabríamos ubicar la zona geográficamente? ¿la comunidad autónoma y provincias que la comprenden?

Tratando de viajar en el tiempo, a mi me ha hecho recordar aquellas antiguas clases de pizarra y pupitre que nos daba la señorita Feli , a la que cruelmente apodamos la inFelí, por su aspecto serio de solterona estirada. Se desgañitaba al darnos Geografía frente a un mapa de España y se desesperaba porque no nos aprendíamos los municipios bañados por el Río Duero. Vara en mano, nos aleccionaba preguntando, uno a uno, por orden de asiento. Si no respondías de inmediato, pasaba el turno al siguiente de la fila, lo que solía dejarte en bastante mal lugar frente al resto de la clase. Menos mal que, por aquella época, a mí lo que me preocupaba era  tener buenos compañeros más que competir con ellos.

Por eso, instintivamente (y en defensa propia) nos juntábamos los que preferíamos ser solidarios entre nosotros, que sacar dieces en la asignatura. A la menor oportunidad nos chivábamos la respuesta lo que le comía los demonios a la señorita Feli, que no podía hacer nada por impedirlo. Ni siquiera separarnos de pupitre o castigarnos sin recreo evitaba que volviéramos a las andadas. La inFelí en el fondo me caía bien, nunca nos suspendió Geografía, pese a que no fui capaz de aprenderme de memoria los ríos españoles. Probablemente si hoy los supiera,  no estaría escribiendo este post, pero seguramente que tampoco los compañeros con los que compartí meriendas y castigos en el patio del colegio serían las personas importantes que son hoy día en mi vida.

Por eso, mi lección de hoy está destinada a los que estudiaron en EGB, una generación para la que la educación era más que adquirir y memorizar conocimientos. Ir al colegio era sinónimo de socializarse, saber lo que le preocupaba a tu compañero de pupitre (no sabíamos lo que era el bullying); en definitiva, aprender valores tan necesarios (y escasos) hoy día como ayudar, escuchar, compartir, colaborar… Y en este aspecto, aún sin saber lo que es tener hijos adolescentes, me identifico con la bloguera de Me Krecen los Enanos, preocupada por la educación que se les da a los jóvenes de hoy.

Pero retomando el tema enológico (esto es lo que se dice irse por los cerros de Úbeda), es hoy cuando decido, por mis propios medios, aprender las zonas geográficas que bañan la Ribera del Duero.

La información que detallo a continuación se puede encontrar en la web oficial oficial de la zona.  Cualquier guía enoturística de la comarca te ofrece apasionantes rutas  históricas y recorridos de interés enológico por la comarca. Aunque mi recomendación, no cabe duda, es conocer los pueblos de la Ribera del Duero de primera mano y siempre que podamos, patear sus lugares y rincones cargados de historia. Lo que te propongo aquí es sólo una primera incursión para descubrir la zona.

Hablar de Ribera del Duero es viajar a Castilla y León, en pleno corazón de la península ibérica (omitiremos la parte que corresponde a Portugal y que merecería mención aparte). La llamada Ruta del Vino, amparada en el marco de la Denominación de Origen, abarca municipios de cuatro provincias: Burgos, Segovia, Soria y Valladolid. Habitada por más de 66.000 ribereños cuenta con 21.000 hectáreas de viñedo plantado y más de 250 bodegas donde se embotellan anualmente casi 50 millones de litros de vino.

Los vinos de la Ribera del Duero han adquirido con el paso del tiempo una personalidad única y son, a día de hoy, reconocidos mundialmente. Tintos y rosados tienen colores y aromas inconfundibles. ‘Ven y Ribérate’ es el lema turístico para el que quiera visitar cualquiera de los municipios de la zona. Eso sí, vas a necesitar más de unas vacaciones para poderte empaparte bien de la cultura vitivinícola con años de historia que atesora la comarca. ¿Estás preparado?

Nochevieja ‘Burbuja Freixenet’ con Antonio Banderas

No podía quitarme de la cabeza la extraña sensación de haber vivido la increíble experiencia de ser la protagonista del anuncio de Freixenet junto al actor Antonio Banderas. Me enamoré perdidamente de él la primera vez que lo vi en el cine, cautivada por sus ojos oscuros y mirada penetrante, que parecían desnudarte atravesando la pantalla. Por eso, no me podía creer que estaba a su lado, protagonizando el spot navideño más famoso de la televisión.

Hasta aquel momento, no había reparado en la larga lista de estrellas que cada año habían desfilado por el rutilante anuncio de cava. Penélope Cruz, Sharon Stone, Kim Basinger, Gwyneth Paltrow, Shakira… Y este año, yo era la elegida.

Viajaba en un avión privado, sobrevolando las nubes a mil pies de altitud. A mi lado estaba él, con su ondulado cabello oscuro y sonrisa amable. Vestía un elegante traje de chaqué y me acariciaba suavemente la mano. De la cabina trasera salió una azafata vestida de color púrpura. Portaba una bandeja con una cubitera llena de hielos y una botella de Freixenet en su interior. Se acercó hasta nuestros asientos y sirvió las copas.

Él clavó su mirada profunda sobre mí y un escalofrío me recorrió todo el cuerpo, recordando el millón de veces que, desde el otro lado de la pantalla, había soñado con ese momento. Chocamos nuestras copas, brindamos por el nuevo año y, como suele pasar en los sueños bonitos, desperté en el mejor momento alertada por el sonido de lo que parecía un móvil.

Ni rastro del avión, ni de la azafata, ni de Antonio Banderas. Estaba en una cama que no era la mía y un fuerte dolor de cabeza me trajo a la memoria el cotillón de Nochevieja celebrado el día anterior en el piso de arriba. “Demasiado champán”, pensé. Y ¡horror! No estaba sola, Antonio, mi vecino del sexto y anfitrión de la fiesta se había puesto tan pesado que acabó convenciéndome de que él era la mejor opción para empezar el año. Y quizás, ahora que lo observaba mientras dormía, no le faltaba razón. Tenía cierto aire a Antonio Banderas. Y, todo hay que decirlo, tampoco yo soy Melanie Griffith.

Curso de cata en San Sebastian Food con la enóloga Maitena Barrero

Saber enfrentarnos a una cata permite, por un lado, apreciar los vinos que degustamos y, por otro, nos da una serie de pasos a seguir a la hora de elegir el más idóneo para cada ocasión. No es necesario ser un experto, sencillamente con algunas nociones básicas, podrás iniciarte y abrir las puertas a un mundo hasta entonces desconocido. Nuestra propuesta de hoy te ayudará, precisamente, a aprender cómo se cata un vino con la vista, el olfato y, por supuesto, el gusto. Te proponemos asistir a un Curso de cata en Donosti.

San Sebastian Food es un organizador habitual de eventos que despiertan interés en la ciudad donostiarra. Muchos, probablemente, ya lo conoceréis; pero para los que aún no lo hayáis hecho, su web nos descubre un mar de posibilidades y ofrece múltiples experiencias relacionadas con la gastronomía y el turismo en San Sebastián. En bilingüe (castellano-inglés) San Sebastian Food recibe numerosos visitantes, interesados en la búsqueda de alternativas de ocio en Donosti. Muchos de ellos, turistas extranjeros a la caza de un buen plan.

La inquietud del empresario Jon Warren es “su pasión por la búsqueda de la más refinada gastronomía y su afán por ayudar a los visitantes a descubrir dichos manjares”, según explica él mismo.

En esta ocasión, lo hemos traído a nuestro blog, porque el evento que ofrece es un curso de cata de dos jornadas, 20 y 27 de abril, que impartirá la enóloga Maitena Barrero. La experta vitivinícola, con un dilatado bagaje profesional, tanto nacional como internacional, nos aportará los conocimientos básicos que debemos tener cuando nos enfrentamos a una copa de vino. Conoce en este vídeo a la enóloga Maitena Barrero, que ha trabajado para prestigiosas bodegas de Estados Unidos, Francia y España.

Éste es el ‘planing’ de las dos jornadas: ¡Disfrútalas!

-Sábado 20 de Abril

Objetivos:
Adquirir una técnica de degustación, entender la elaboración de los vinos y diferenciar las fases de la cata.

-La vista en la cata de los vinos, colores y cualidades.

-El olfato, tipos de aromas.

-El gusto y la localización de los sabores en la boca.

-Sábado 27 de Abril

La cata (práctica):

Profundización en la cata de vinos y distinción de vinos y su elaboración.

Si deseas más información, aquí tienes el teléfono y mail: 943 421 143  info@sansebastianfood.com

De empresario de un lujoso restaurante en Hollywood a bodeguero en el Penedés. Su nombre es Jean Leon

El nombre de Ceferino Carrión, a simple vista, seguramente no os dice nada, pero ¿y si nombramos a Jean Leon? Entonces, quizás la cosa cambia. Así se hizo llamar este santanderino que en los años 50, como muchos otros españoles de la época, se coló como polizón de un barco y emigró a Estados Unidos en busca de su sueño. Porque ante todo, Jean Leon era un perseguidor de sueños, un hombre que hizo todo lo que se propuso en su vida.

Los inicios en tierras americanas no serían fáciles. Taxista, barman… trabajó para Frank Sinatra en un local del famoso actor y cantante. Poco a poco, Leon se fue abriendo camino hasta que montó su propio negocio en Beverly Hills. El cántabro abrió el restaurante La Scala y lo convirtió en el local de moda, frecuentado por las grandes estrellas de Hollywood. Cuentan que el establecimiento iba a ser a medias con James Dean, pero poco antes de la apertura, el actor perdió la vida en el fatal accidente de tráfico que frustró su incipiente carrera.

Pero os diréis, ¿qué relación tienen Jean Leon y el vino? Pues la de bodeguero fue otra de sus aficiones. Y es que este hombre entusiasta y emprendedor vivió muchas vidas y todas ellas son dignas de un gran guión de cine. Entre otras cosas, se dice que personalmente se encargó de servir la última cena a Marilyn Monroe el día de su muerte.

Paul Newman, Zsa Zsa Gabor o J.F. Kennedy entre otros, eran clientes del lujoso restaurante, donde, sobre todo, primaba la discreción.

En 2007, el realizador Agustí Vila grabó la película documental ‘3055’ en memoria de Jean Leon, cuyo título hace referencia al número de licencia de taxi que tuvo en su primer trabajo en Estados Unidos. El documental, muy recomendable, permite conocer la azarosa historia de este vividor, que alcanzó la meca de Hollywood, aunque nunca fue actor. Para la grabación, el cineasta catalán contó con los testimonios de personas que lo trataron muy de cerca y grandes actores que relataron anécdotas vividas junto a él.

Jean Leon en La Scala

De todas las facetas que se conocen de Jean Leon, en 1964 cumplió su sueño de tener su propio viñedo. Compró una finca de 150 hectáreas en el corazón del Penedés y fue el primero que plantó cepas de Cabernet Chauvignon y Chardonnay en España, revolucionando la forma de hacer vino en la popular comarca de vino catalana. En 1973, comercializó las primeras botellas, aunque la producción se destinaba prácticamente al completo a venderla a los clientes americanos de La Scala.

Serie de botellas de la bodega de Jean Leon

Serie de botellas de la bodega de Jean Leon

Tras su muerte en 1996, la Bodega fue comprada por Bodegas Torres y las marcas comerciales para la venta del vino son: Gran Reserva Vinya La Scala, Merlot Vinya Palau, Chardonnay Vinya Gigi, Reserva Vinya Le Havre y Cemíes (cupage).

Hoy en día, el enclave, que conserva su aspecto original, recibe más de 10.000 visitas al año, entre turistas españoles y extranjeros. Llegan atraídos por la vida de Jean Leon y se van fascinados por las múltiples actividades enoturísticas que ofrece la bodega. Desde un paseo en segway, una cata de aromas, cursos de iniciación a la cata y hasta un museo dedicado a este increíble personaje. Lo más atractivo, sin duda, la bodega subterránea, donde se atesoran cerca de un millar de barricas.

Se busca Talento

Voy a hacer un esfuerzo grande, mejor dicho, enorme, para apenas utilizar la palabra crisis en este blog. Para eso ya están los telediarios, los periódicos o los pseudoprogramas de análisis político que llenan la parrilla de la programación televisiva y radiofónica contando a diario la crítica situación que  atravesamos. Así que no hace falta que me extienda más en lo que es obvio, ya que mis opiniones no van a hacer cambiar la situación.

Y entonces, os preguntaréis ¿crisis en un blog de vinos? Independientemente del sector profesional o empresarial al que pertenezcamos (sería extrapolable a casi cualquier actividad) , la principal razón de este post es tratar de mejorar el clima de malestar generalizado que nos imbuye. Sí, me he sumado a esa corriente de opinión que en los últimos tiempos pueblan las redes sociales y que impregnan de positivismo y banalidad la conciencia colectiva… Ahora utilizo #felizmartes en twitter (aunque el día haya sido de olvidar) o cuelgo en Facebook el último viral en Youtube,  que ni yo misma soy capaz de terminar de ver.

I will do it
Llegar al éxito parte del convencimiento de uno mismo

Es cierto que la distancia entre conseguir un objetivo o no conseguirlo, muchas veces, es corta y depende de un estado de animo, de mantener una actitud positiva ante las cosas. De ahí que plaguemos nuestro facebook, twitter y demás redes sociales de mensajes cargados de positividad que en muchas ocasiones no se corresponden con el estado real en el que nos encontramos. Hace poco me llegó un mensaje a través de una blogger que sigo Kilika Hecho a Mano un artículo de  El País, que leí con gran interés.  Felicidad.com reúne varias de las claves para no decaer en estos tiempos (de crisis) que nos toca vivir.

Y como lo nuestro es hablar de vinos (aunque a veces no lo parezca), uno de los valores en alza a destacar en contexto como el actual es el Talento. De eso queríamos hablar hoy, de un vino producido en La Alpujarra almeriense, cuyo nombre representa una de las cualidades más buscadas hoy día por las empresas: El  Talento.

Vino Talento de Bodegas Fuente Victoria de la Alpujarra (Almería)

Vino Talento de Bodegas Fuente Victoria de la Alpujarra (Almería)

¿Qué es Talento para nosotros? Talento es un vino tinto con un color vivo y un olor muy particular, casi  dulce. Quién haya estado en la Alpujarra almeriense reconocerá fácilmente el aroma de esta tierra fértil, que disfruta de muchas horas de sol al año y que tiene unas condiciones de altitud ideales para el cultivo de la vid. En cuanto a la uva, el crianza es un Syrah criado en barrica de roble entre seis y ocho meses.

Si quisiéramos personificar el vino en una persona con Talento tendríamos un gran abanico donde escoger. En esta ocasión, nos hemos fijado en  el torero José Tomás. Nos guste la Fiesta Nacional más o menos (ésta es una plaza en la que no pienso torear, porque tengo amigos en los dos extremos), el de Galapagar nos sirve de ejemplo para  mostrar la actitud ante la vida:  Saber torear en las mejores plazas, tratando de no sufrir graves cogidas; y en caso de cornada, recuperarse lo antes posible de las heridas para volver al coso a torerar. Si eres capaz de aplicarlo… Ole! El éxito está asegurado!!!

El torero José Tomás

El torero José Tomás / Nirewine