Vino ‘Bésame Mucho’, selección enomusical (segunda parte)

Con sólo pronunciar las primeras palabras del bolero ‘Bésame Mucho’, inevitablemente nos viene a la cabeza el nombre de Sara Montiel. La difunta cantante popularizó este tema musical, que es (con permiso de Manolo Escobar y su famoso carro) uno de los más reproducidos del cancionero español tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Podemos escuchar ‘Bésame Mucho’ traducido a diferentes idiomas y en la voz de múltiples voces, pero su sonido ha quedado asociado para siempre en el imaginario colectivo a Saritísima, de la que ya hoy sólo nos queda el recuerdo.

Y hasta aquí, poco o nada hemos hablado aún de vino. Sin embargo, este bolero tiene mucho que ver con él y por eso lo hemos querido incorporar a esta selección enomusical (Segunda Parte), una labor que iniciamos en el anterior post con ánimo de reflejar aquellas músicas que, por distintos motivos, rezuman a vino.

‘Bésame Mucho’ es un vino que recomendamos encarecidamente si tienes la suerte y destreza de adquirir una botella en territorio nacional, ya que su producción es distribuida por Bodegas Castaño casi en exclusiva para el mercado exterior. (Cómo hemos llegado hasta el ansiado cáliz es secreto profesional).

Botella de vino a la luz de las velas

Botella de ‘Bésame Mucho’

‘Bésame Mucho’ es un vino con sabor y aroma Mediterráneo, su uva es la Monastrell, al igual que el vino Scandalo del que ya hablamos con anterioridad en nuestra sección En-cata2  del blog. Al igual que éste, de procedencia levantina, su sabor es goloso,  podríamos calificarlo hasta de dulzón al paladar. Se trata de un vino joven, sin tiempo en barrica, que preferentemente se toma fresco, más aún en días de calor sofocante, tan propios del verano.

Atractivo por el diseño de su etiqueta, ‘Bésame Mucho’ es un vino lleno de sensaciones, capaz de avivar la llama de placeres prohibidos. Por eso, hay que estar abierto a descubrirlo en toda su intensidad para disfrutar al máximo de sus matices y sin miedo a apurar la botella. Nuestro consejo, compartirlo a la luz de las velas y, a ser posible, bajo un manto de estrellas. El resto de cosas como elegir la compañía, el tema de conversación, etc., queda en manos de cada anfitrión….

Y no olvidar que “Detrás de un vino está la pasión de quien te lo ofrece…”

Cartel 'Pon una copa de vino en tu vida'

Cartel ‘Pon una copa de vino en tu vida’

¡Un placer compartirlo!

Yo, como el vino ‘De puta madre’… ¿y tu?

La primera vez que escuché el nombre de este vino podía afirmar, sin lugar a dudas, (y perdón por la expresión) que me encontraba De Puta Madre.

Tenía todo lo que se podía esperar de la vida. Una pareja que me quería (o eso creía yo) y una profesión que amaba, aunque apenas me dejaba tiempo libre para disfrutar de otras muchas cosas.

La felicidad inundaba mi vida

La felicidad inundaba mi vida

Por eso, el día que se desmoronó todo lo que había construido a mi alrededor me encontré perdida y sin rumbo. Mi pareja decidió abandonarme poco después de que la crisis acabara con el trabajo al que yo le había dedicado tanto tiempo y esfuerzo. La otra parte del tiempo se lo llevó aquella infructuosa relación de 15 años,  que acabó en cuernos, al cruzarse en nuestro camino una camarera despampanante y mucho más joven.

Todo aquello rebajó mi autoestima hasta niveles bajos, bajísimos. Me compadecía de mi mala suerte y lloraba por las esquinas. Nada ni nadie lograban aliviar mi desconsuelo.

Pasó un día, otro día y otro día más…

Siempre había querido tener una mascota, así que adopté una gata callejera que rondaba la puerta de mi nueva casa y maullaba a diario reclamando comida y caricias. Como en la película Desayuno con diamantes, el felino se convirtió en mi fiel compañero de viaje. Ya tenía a alguien, más indefenso que yo, de quien preocuparme.

Día a día fui descubriendo aficiones ocultas para las que antes jamás tenía tiempo: tocar la guitarra, bailar, la jardinería, escribir…

Empecé a disfrutar de las cosas insignificantes que me daban pequeños momentos de placer: Darme un baño de dos horas, escuchar música antes de dormir, llorar de emoción con una buena peli, oír el ronroneo de mi nueva ‘amiga’ mientras la acariciaba…

Y así fue como poco a poco el invierno dio paso a la primavera y el sol volvió a brillar. Dejé atrás el dolor y el sufrimiento y me quedé con las cosas buenas vividas hasta el momento. Entedí que mi existencia era la suma de ambas. Si no, no hubiera sido mi vida.

El invierno dio paso a la primavera

El invierno dio paso a la primavera

Hoy aplico lo que es mi principal máxima (y lema de este blog): “La vida no se vive por los momentos que respiras, sino por aquellos que te dejan sin aliento”.  Hoy puedo decir que he olvidado mis rencores, he vencido mis miedos y el dolor es sólo un vago recuerdo del pasado. Por eso, el día que pase otro tren volveré a subirme a él ligera de equipaje.

NOTA DE CATA:

  • Un blanco Verdejo de Rueda. 2006. Bodega Francois Lurton.
  • Semi seco, dos años en roble nuevo francés. algo denso de fluidez, limpio, color amarillo oro y de ribetes dorado-ambarinos.
  • Aromas especiados, tostados sutiles, notas de almendras y frutos secos, higos y final de miel-polen. En la boca un vino diferente.
  • Precio 17,80 €

El verdejo que ‘rueda’ por el mundo

A estas alturas ya os habréis dado cuenta que somos fan de los vinos que nos gustan, no sólo por su color o su aroma, sino porque tienen detrás una historia  digna de ser contada…. Esta vez, la que nos ha sorprendido es la historia viajera del vino  ‘Cuatro Rayas’ de Rueda. Esta bodega de Valladolid está llevando a cabo una iniciativa que ya se conocía en otros ámbitos pero que, hasta ahora, nadie la había puesto en práctica en el exclusivo mundo vinícola. Con el lema ‘El Verdejo de Rueda en el mundo’  animan a personas que se encuentran en distintas ciudades a subir fotos de su vino viajero.

Y así nos encontramos fotos tan curiosas como la de este policía de Nueva York sujetando sonriente una botella del vino made in en Valladolid. La iniciativa está encontrando cada vez más seguidores, que se atreven a enviar las imágenes del vino captadas en lugares representativos de cada continente. Así, podemos ver fotos de sitios tan dispares como París, Brasil, California o, algunos más cercanos como San Sebastián.

Botella de vino Cuatro Rayas en el Peine de los Vientos de San Sebastián

Botella de vino Cuatro Rayas en el Peine de los Vientos de San Sebastián

Una botella de vino Cuatro Rayas en BrasilUna botella de vino Cuatro Rayas en Brasil

Botella de vino Cuatro Rayas en París

Botella de vino Cuatro Rayas en París

Las fotos de los que se animan a llevarse una botella en la maleta junto a su cámara de fotos son realmente curiosas…. (algunos prefirieron tomarse el vino antes de hacer la foto, como el visitante de San Francisco).

Lo cierto es que esta rompedora campaña está logrando que la bodega vallisoletana obtenga numerosos seguidores en las redes sociales, donde llevan a cabo diferentes iniciativas. (Sólo en Facebook han conseguido alcanzar más de 12.000 seguidores).

Nosotros no les perderemos de vista, porque nos parece que cumple a la perfección con un doble objetivo, que es promocionar su marca y, lo que es más importante, llevar la pasión vinícola de nuestro país por todo el mundo.

Las gallinas son divertidas y las focas aplauden ¿cómo se llama el vino?

Quizás algunos os sentiréis defraudados al leer este post y pido disculpas de antemano si os he engañado. Pero espero que, después de leerlo, lo  entendáis. Ayer anuncié en mi facebook que hoy hablaría de un vino De Puta madre (Y perdón por la expresión, pero es que es su nombre). Sin embargo, como podéis ver por el título, el tema de hoy trata sobre Gallinas y Focas, nada que ver con lo anunciado. Posponer la fecha ha sido una decisión meramente coyuntural, dado que el próximo domingo es el Día de la Madre. No obstante, os emplazo igualmente a que no os lo perdáis, porque promete.

Pensando en la expectación que había creado (y para no defraudar) debía encontrar algo de lo que hablar, igual o más interesante si cabe. Y, ¡bingo! ha aparecido el blog de Las Hileras, un espacio dedicado a la publicidad en el vino, que ha sido una  fuente de inspiración, casi tanto como lo suele ser ‘Ideas para tener ideas’ de Artirekia.

Gallinas & Focas es un vino con un alto contenido humano, fruto de la colaboración con miembros de amadip.esment y 4kilos Vinícola. Los primeros son un colectivo de personas con discapacidad intelectual y sus familias, que colaboran para que los discapacitados tengan las mismas oportunidades que el resto; los segundos son una bodega mallorquina dedicada a elaborar vinos que reflejen la fuerza de la uva y sus matices, pero con un enfoque y presentación diferentes.

El resultado de un brainstrorming (tormenta de ideas) realizado con componentes de la ONG y la empresa vinícola dio lugar a este original nombre de vino: Gallinas y Focas. En el vídeo se puede ver un extracto de esta experiencia tan humana. La respuesta de los participantes al por qué del  nombre es contundente: LAS GALLINAS SON DIVERTIDAS Y LAS FOCAS APLAUDEN

Y no quedó todo ahí. Se pidió a los miembros de amadip.esmen que realizaran dibujos, que posteriormente sirvieron para ilustrar la etiqueta del vino y que participaran  activamente en todo el proceso de creación del vino, siendo los principales protagonistas del proyecto. Una iniciativa que une conceptos necesarios como empresa y solidaridad.

Aquí os dejo la ficha técnica de este vino. No lo hemos probado aún, pero prometemos hacerlo…

Nombre del vino y cosecha
Gallinas y Focas 2010

Tipo de uva
70% Manto negro
30% Syrah

Graduación
14% vol.

Zona o denominación de origen
Vino de la tierra de Mallorca

Tiempo de crianza
15 meses

Tipos de barrica
Barricas nuevas de roble francés Allier.
Tostado medio y medio plus de 500 litros.

Viticultura

Viticultura racional y mínima intervención. Cobertura vegetal autóctona para potenciar la microbiología del suelo y en otoño la competencia hídrica.

Vinificación
Selección manual de la uva. El 80% se realizó en depósitos de acero inoxidable y 20% en barricas de 225 y 500 l. Temperatura de fermentación y maceración.
En la fermentación sin llegar a los 20ºC de temperatura. Maceró durante 20-25 días.

Maloláctica
En barrica de 500 litros.

Climatología del año
Lluvia media anual de 459 l/m2. Invierno con una media de 10ºC, verano suave y sin lluvias que produjo una maduración lenta de la uva.

Etiqueta
Dibujos de miembros de amadip.esment.

Nº total botellas
9.500 (0,75 l.)
300 (Mágnum 1,5l.)

Salida al mercado
Septiembre 2012

Estrenamos la sección: Enoviajes con #winelovers

Podíamos haber escogido una palabra mucho más sencilla y reconocible, utilizada habitualmente como es el enoturismo. Más fácil de encontrar en las webs, repletas de lugares, paisajes y mapas donde el vino es el principal atractivo turístico. Pero el objetivo de esta sección que hoy estrenamos no es convertirnos en una guía turística a la que recurrir cuando queremos irnos de viaje. La intención es llenar este espacio de historias y lugares donde hemos vivido y compartido experiencias mágicas junto a una copa de vino. No importa tanto que sea un lugar dedicado al cultivo y producción de vid,  como que la historia que se esconda detrás de ese lugar esté vinculada al vino. ‘Enoviajando con #winelovers’ es la dirección a la que debes recurrir si sabes dejarte llevar por la aventura de viajar y no necesitas maleta.

Arquitectura de Frank Gehry en la bodega Marqués de Riscal

Arquitectura de Frank Gehry en la bodega Marqués de Riscal