El vino ‘Made in’ que se tomarían hoy nuestros abuelos

El recuerdo más presente que tengo de mi abuelo es él, apostado a la barra del bar, pidiéndole al camarero: “Paco, ponme un vino”.
Antes no había opción de elegir. Mi abuelo trabajó donde le tocó trabajar, se casó con la mujer que se tenía que casar y vivió hasta el fin de sus días entregado en sacar adelante a su familia. Pero si naciera hoy, estoy convencida de que aquel hombre rudo, que me cogía con firmeza de la mano, tomaría sus propias decisiones. Lucharía por su sueño de convertirse en pelotari, probablemente se hubiera casado con mi abuela, la mujer de su vida, y al pedir en el bar se decantaría por un buen vino de Rioja.

La oportunidad que tenemos nosotros hoy de tomar nuestras propias decisiones, de designar al vino por su nombre y apellidos, se lo debemos de agradecer en buena parte a personas como nuestros abuelos, que se sacrificaron para que generaciones posteriores tuviéramos más libertades, entre ellas, una muy importante que es la capacidad de elegir. ‘Made in’ es una sección que podría llamarse Denominación de Origen, porque parte de las raíces y los lazos que unen a vinos de la misma procedencia bajo un sello de calidad. Pero pretende ir más alla y establecer el vínculo entre la seña de identidad del vino, que es la tierra, y su proyección hacia el futuro.