Vinos, champagne y gin tonic en el Jazzaldi de Donosti

Lejos de quedarnos con algunos detalles (de fácil solución), lo essencial son las sensaciones que nos han producido disfrutar del JAZZALDIA de Donosti en todas sus formas. Todo un deleite para los sentidos: la música en nuestros oídos, el mar ante los ojos, el salitre en el olfato, el champagne en el paladar y la copa en nuestro tacto…

Muchos compartiréis conmigo que, gustos musicales aparte y suene lo que suene en cada momento, la programación del Jazzaldi 2013 invitaba a vivir las sensaciones y a disfrutar los momentos. Y todo suena mucho mejor con un vaso de vino en la mano (aunque sea de plástico).

Vaso de Vino en Kursaal

Vaso de Vino a la medida del Jazzaldi de Donostia

Aquí sí que me gustaría hacer mi particular reflexión, ya que como amante de la música y la enología, me pareció una idea genial que en Jazzaldi también estuvieran presentes los vinos. Ya sabemos que en esta cita cultural, la cerveza es la que adquiere protagonismo (por el patrocinio de Heineken), pero como yo, muchas otras personas enófilas, nos alegramos de haber podido disfrutar de estas veladas musicales junto a un buen vino.

Y así, escuchamos al joven Jamie Cullum con un vino de Tarragona…

A la Prima de Janis con una copa de champagne o, como en mi caso, sin recordar bien qué sonaba en ese momento, saboreé un gin tonic que me supo a gloria bendita…

Tal vez, lo que me engatusó fue el buen hacer del barman que me lo sirvió, que desprendía felicidad. Por su manera de trasmitir su buen hacer en mi copa me hubiese gustado más un beso suyo. Tal vez por los efluvios de la gin sueca (Imagine), la mente me jugó una mala pasada y se me pasó por la cabeza besarle ¡Qué hubiera pasado de haberlo hecho!
Lo que sí sé es que, junto a mil y un detalles más de la noche, ese Gin-Tonic fue uno de los mejores que me he tomado últimamente, difícil de encontrar algo así en nuestros bares de hoy… ¡Todo un lujo!
Éstas son sólo algunas de las cosas que pasan en el Jazzaldi…¡Un disfrute!

Vaso de Gin-Tonic con limón

Gin Tonic especial en el Jazzaldi

Por otro lado, al programa musical del Jazzaldi nada que reprochar. La edición de este año (no apto para supersticiosos) ha derrochado talento, veteranía y buena onda. El Jazzaldi inundó de buena música los distintos espacios de la ciudad y han paseado por Donosti figuras como Elvis Costelo o bandas de la talla de Belle & Sebastian, muy aplaudidos en el escenario verde. También se han escuchado voces como la de Concha Buika, o China Moses y los acordes de Jorge Pardo en la Trini, entre un largo etcétera…
En definitiva, no voy a reproducir todo lo acontecido. Para más detalles, ya se pueden visionar los vídeos de la web oficial.
La de 2013, una edición del Jazzaldi para la historia. Ahora a esperar la de 2014. Esperamos que nos traiga buenas sorpresas

Músicas al vino. Selección enomusical (Primera Parte)

Dos semanas desde que escribí el último post han dado que pensar. No es que ahora, con el verano, haya estado tentada de aparcar el edificante, aunque costoso hábito de escribir, no. Es que para hablar de vino y música hacía falta una intensa labor de investigación previa. El resultado de ello ha sido tan extenso que lo serviremos en entregas.

Para este recorrido histórico musical por canciones inspiradas en el vino he recurrido a la memoria y, por supuesto, a Internet. ¡Ojo! este post no aspira a confeccionar una lista de grupos referentes (para eso, consultar otros blogs como Ligeros contratiempos que aborda ampliamente el tema). Mi selección es simplemente un ”canto” al vino y a la vida.

La música y el vino están estrechamente vinculados

La música y el vino están estrechamente vinculados. Foto: Gabriel Sanz

Y como en la viña del Señor, en esta selección hemos encontrado un poco de todo: reservas, crianzas, vinos jóvenes y algo de vino en ‘tetra brick’.  No están escogidos por representar épocas, ni estilos. Tampoco por ser los que más nos gustan, ni los que menos. Pero sus letras y melodías apuntan al corazón, conectan con los sentimientos y despiertan nuestras emociones. Simplemente, música.

Como en el vino, con la música soy de gustos eclécticos. No me dejo guiar por modas, ni tendencias.  Me gusta cuando descubro nuevos matices de un vino que ya he probado, cuando de repente, un disco que no te cansas de oír te sorprende y te produce un escalofrío.  Por eso, para abrir este homenaje enomusical he recurrido a Javier Ruibal, un autor que sabe retratar como nadie los placeres de la vida.

La canción del gaditano ‘Vino y Besos’  nos deja bellas estrofas e inspira la nota de cata de ‘Beso de Vino’, que describimos a pie de página.

Vino y besos y que se pare el reloj

Llena que llena el vaso de mi alegría.

Tu vinillo que me ha hecho,

por las uvas de tu pecho,

de ti me emborracharía….

(…)

Que me muera si no te quiero yo,

que me sé tu cuerpo entero de carrerilla,

El mapa de tus lunares,

Las vueltas que da tu pelo,

La forma de tu rodilla”

Con cierta similitud  a Javier Ruibal (tanto es así que tienen colaboraciones juntos) encontramos a La Canalla, un grupo que pone música a los bajos fondos de las pasiones… Y en ellos se basan sus letras. En su divertida canción ‘Dame vino y dime tonto‘ narra la particular historia de amor y vino entre una marquesa y un mendigo. Entre otras perlas, dicen así…

“Anda enrollate mi vida, tu me pagas la bebida yo te doy el corazón,

Luego méteme en tu cama, que si me faltan las ganas, me sobra imaginación

Quédate a vivir conmigo a la sombra del dobladillo de una loncha de jamón”

Viajamos hasta el otro lado del charco para hablar de una cantante que podemos calificar de añada joven, Lana del Rey. Nos guste o no, lo que sí se puede asegurar de ella es que es distinta a las demás. Sus composiciones ‘Born to die’ o ‘Video Games’ le han catapultado al éxito y la fama, pero como los buenos vinos, ha sabido mantener la esencia de su música. La recuperamos para nuestra selección por su versión del ‘Summer Wine’, canción que popularizó Nancy Sinatra en los años 60. Aquel dueto junto a Lee Hazlewood dejó un retrato onírico de la realidad de la época, alimentado muy probablemente por las sustancias estupefacientes que se consumían en aquella década. Y si no, ¡que alguien me explique el sentido de la letra!

“Cerezas, fresas y los ángeles un beso en la primavera,

mi vino de verano está hecho de todas esas cosas…”

Para los interesados, éste es el original de Nancy Sinatra.  El vídeo no tiene desperdicio.

En esta primera entrega enomusical hemos abordado la realidad desde dos puntos de vista opuestos: El mundanal y el onírico. ¿Cuál prefieres? El real o el de los sueños. Se admiten sugererencias.

… (continuará)

NOTA DE CATA:

Vino: Beso de Vino

Denominación de Origen: Cariñena (Aguarón)

Uvas: 85% Syrah, 15 % Garnacha

Grado de alcohol: 13,5 %

Cata: El vino Beso de Vino Selección 2009 es una mezcla de Syrah y Garnacha, criado durante tres meses en barrica de roble francés. Los aromas de las cerezas negras y de los arándanos producen un vino denso, elegante y lleno  de sabores que termina sin aristas. Bueno para su precio.