De empresario de un lujoso restaurante en Hollywood a bodeguero en el Penedés. Su nombre es Jean Leon

El nombre de Ceferino Carrión, a simple vista, seguramente no os dice nada, pero ¿y si nombramos a Jean Leon? Entonces, quizás la cosa cambia. Así se hizo llamar este santanderino que en los años 50, como muchos otros españoles de la época, se coló como polizón de un barco y emigró a Estados Unidos en busca de su sueño. Porque ante todo, Jean Leon era un perseguidor de sueños, un hombre que hizo todo lo que se propuso en su vida.

Los inicios en tierras americanas no serían fáciles. Taxista, barman… trabajó para Frank Sinatra en un local del famoso actor y cantante. Poco a poco, Leon se fue abriendo camino hasta que montó su propio negocio en Beverly Hills. El cántabro abrió el restaurante La Scala y lo convirtió en el local de moda, frecuentado por las grandes estrellas de Hollywood. Cuentan que el establecimiento iba a ser a medias con James Dean, pero poco antes de la apertura, el actor perdió la vida en el fatal accidente de tráfico que frustró su incipiente carrera.

Pero os diréis, ¿qué relación tienen Jean Leon y el vino? Pues la de bodeguero fue otra de sus aficiones. Y es que este hombre entusiasta y emprendedor vivió muchas vidas y todas ellas son dignas de un gran guión de cine. Entre otras cosas, se dice que personalmente se encargó de servir la última cena a Marilyn Monroe el día de su muerte.

Paul Newman, Zsa Zsa Gabor o J.F. Kennedy entre otros, eran clientes del lujoso restaurante, donde, sobre todo, primaba la discreción.

En 2007, el realizador Agustí Vila grabó la película documental ‘3055’ en memoria de Jean Leon, cuyo título hace referencia al número de licencia de taxi que tuvo en su primer trabajo en Estados Unidos. El documental, muy recomendable, permite conocer la azarosa historia de este vividor, que alcanzó la meca de Hollywood, aunque nunca fue actor. Para la grabación, el cineasta catalán contó con los testimonios de personas que lo trataron muy de cerca y grandes actores que relataron anécdotas vividas junto a él.

Jean Leon en La Scala

De todas las facetas que se conocen de Jean Leon, en 1964 cumplió su sueño de tener su propio viñedo. Compró una finca de 150 hectáreas en el corazón del Penedés y fue el primero que plantó cepas de Cabernet Chauvignon y Chardonnay en España, revolucionando la forma de hacer vino en la popular comarca de vino catalana. En 1973, comercializó las primeras botellas, aunque la producción se destinaba prácticamente al completo a venderla a los clientes americanos de La Scala.

Serie de botellas de la bodega de Jean Leon

Serie de botellas de la bodega de Jean Leon

Tras su muerte en 1996, la Bodega fue comprada por Bodegas Torres y las marcas comerciales para la venta del vino son: Gran Reserva Vinya La Scala, Merlot Vinya Palau, Chardonnay Vinya Gigi, Reserva Vinya Le Havre y Cemíes (cupage).

Hoy en día, el enclave, que conserva su aspecto original, recibe más de 10.000 visitas al año, entre turistas españoles y extranjeros. Llegan atraídos por la vida de Jean Leon y se van fascinados por las múltiples actividades enoturísticas que ofrece la bodega. Desde un paseo en segway, una cata de aromas, cursos de iniciación a la cata y hasta un museo dedicado a este increíble personaje. Lo más atractivo, sin duda, la bodega subterránea, donde se atesoran cerca de un millar de barricas.

Anuncios

El vino asociado al placer desde el antiguo Egipto

En la historia encontramos leyendas asociadas al vino que resultan realmente curiosas. Hemos encontrado una que nos viene perfecta para clasificarla en nuestra categoría ‘enodista’, porque muestra cómo el vino, a lo largo de la historia, se ha asociado a la búsqueda del placer.

En la mitología egipcia, un ejemplo es el relato de la Diosa-leona Sejmet, que fue enviada por el Dios Ra para castigar a los rebeldes. Después de haber probado la sangre humana, la diosa iba matando a todos los mortales en su camino para conseguirla.  Entonces Ra se dio cuenta de su error y mandó a unos cuantos dioses pacificadores que la alcanzaron camino de Nubia.  Mientras la Diosa estaba dormida, prepararon un brebaje alcohólico rojo (una especie de vino) y lo esparcieron junto a ella.  Cuando la diosa-leona despertó bebió de la bebida alcohólica y se embriagó.  Esta embriaguez aplacó su sed de sangre y le dulcificó el carácter, convirtiéndola en la diosa-gata Bastet.

Como esta leyenda podríamos hablar de otras muchas: Drácula, vampiros… Todo un mundo seductor y atractivo a la vez. Pero eso será ya en próximos post.

Vinacoteca, el almacén de historias… pasa y ponte cómodo!

Desde que en la década de los 80 ví la serie de televisión ‘Falcon Crest’, soñaba con tener mis propios viñedos y dirigir una bodega de vino.  Entonces, entraba en la adolescencia y los ‘culebrones’ de este estilo marcaban época y dejaban huella entre telespectadoras voraces de televisión como lo era yo. (Rara es la persona que no recuerde aún al personaje de la mala malísima Ángela Chaning, cabeza de la saga familiar)

Falcon Crest

Los personajes de la serie televisiva de los 80 ‘Falcon Crest’, cuyo relato discurría entre viñedos

Con el tiempo (afortunadamente) nos damos cuenta de que las cosas casi nunca son como las pintan en la tele. Dedicarse al oficio vitivinícola se aleja bastante de falsos arquetipos como el que creó en su día ‘Falcon Crest’. No obstante, en muchos casos son negocios familiares, cuyo oficio se ha ido trasmitiendo de generación en generación.

El universo del vino, desde que se cultiva en la tierra hasta que llega a nuestra copa de vino, es muy amplio. Conocer a las personas que están detrás de los viñedos, bodegas, enólogos, hosteleros y demás oficios estrechamente vinculados al amplio universo del vino es uno de los principales motivos de este blog. Así nace la sección esta Vinacoteca, que abre hoy sus puertas al público.

¡Entra y ponte cómodo!